Make your own free website on Tripod.com
DANZA EL CIPOTE GARABATO

Articulo Revista Gente

Enter subhead content here

Principal | Historia de la Danza del Garabato | Trayectoria del Cipote Garabato | Integrantes | Quienes Somos | Formulario de Inscripción | Carnaval de Barranquilla | Eventos | Barranquilla | Departamento del Atlántico

 


En el Cipote Garabato
La vida le gana a la muerte

Por LOOR NAISSIR
Fotos archivo particular

En el Carnaval de Barranquilla ¡todo se vale! El Cipote Garabato, presidido por Humberto Pernett, más conocido como H.P., tiene quince años ganándole a la muerte.
Lleva doce congos de oro, dos segundos lugares y la única vez que lo descalificaron fue cuando lo dirigió una coreógrafa ajena a la danza.
H.P. y sus hermanos Hernán y Carmen, la popular “Tita”, son una familia tradicionalmente rumbera. Fundaron junto con otros carnavaleros la Corporación Grupo Folclórico Cipote Garabato, después de haberse desintegrado la Cipote Vaina.
Desde entonces trabajan con el lema “Siempre Grande”, y en eso se han caracterizado porque la danza cuenta con noventa y cinco parejas.
Para que la danza reine con su alegría por los siglos de los siglos, sus integrantes le dieron vida al Cipote Garabato Infantil. Desde 1996 los hijos de los socios y otros pequeños carnavaleros hacen parte de este grupo que participa en la programación del Carnaval de los Niños.
De este “garabatico”, como muchos le dicen, han crecido niñas que han sobresalido en el Carnaval, como Roxanna Reyes, quien fue Reina Cívica, y Laura García, Reina del Carnaval de los Niños.
En el Garabato Infantil participan desde bebés en sus coches hasta niños de 12 y 13 años, porque los de 14 años en adelante prefieren salir con las parejas adultas.
Los niños, hijos de socios, también participan en la Batalla de Flores y en la Gran Parada. Ellos van adelante, bailando y exhibiendo su vistoso atuendo, que simboliza la época de la colonia matizada con la alegría del Carnaval.
Los españoles regalaban sus capas y bombachos viejos a los negros y campesinos esclavos, y ellos los lucían en la fiesta de La Candelaria en Cartagena.
El colorido del vestuario de hoy es un homenaje a Barranquilla. Las mujeres llevan la trilogía -rojo, amarillo y verde- en los volantes de la blusa con escote tipo “palangana” y de la falda larga y negra, y en las cayenas de lamé que adornan sus cabezas.
Los hombres extienden su tributo a Colombia usando -además de los colores de la bandera de Barranquilla en las cintas que se desprenden del sombrero blanco- tres cayenas en amarillo, azul y rojo.

La camisa es amarilla de mangas largas, y lleva una pechera azul y una capa roja adornada con lentejuelas. El bombacho es negro con bolsillos rematados en encaje blanco, que también lleva en los laterales de la prenda.
Como todos los años, la danza lleva cinco banderas: amarilla, roja, verde, blanca y negra, que simbolizan los colores de Barranquilla, y la vida y la muerte.
Todos los danzantes llevan medias blancas. Los caporales, Ricardo Consuegra y Manuel González, medias amarillas; y el presidente es el único que luce medias rojas.
El garabato (palo pintado de blanco y adornado con cintas) representa el trabajo del campo. Este es utilizado para macanear, despejar la maleza para ser cortada con el machete.
La vida del Garabato es Nito Montaño, quien se la pasa durante los desfiles de la Batalla de Flores y la Gran Parada luchando para ganarle a la muerte.
Por eso es considerada como una danza victoriosa. “La muerte, personificada por Eduardo Guzmán, muere en el Garabato, a punta de garabato. La alegría prima sobre la muerte”.

Esta lucha transcurre mientras los bailarines, con pasos de marcha, realizan figuras de culebra, caracol, túnel, abanico o movimientos de olas, ya sean entrelazados o sueltos. Son más de veinticinco pases que ejecutan de manera rítmica y alegre.
Van acompañados con tambora, tambor de un solo parche, guacharaca y un cantador. La música es ritmo de pajarito, chandé o golpe alegre.
Por recomendación de los herederos de Emiliano Vengoechea, este año los hombres desfilarán con la cara pintada de blanco.
Humberto Pernet Montaño es arquitecto de la CUC y tiene treinta y dos años de ejercer su profesión. Por su aporte al Carnaval se ha hecho merecedor del título de gestor cultural.

Su hermano Hernán también es arquitecto de la CUC; y Carmen estudió secretariado bilingüe y hoy está pensionada por la Electrificadora y trabaja en Metrotel.
Para preservar las iniciales H.P. su abuelo paterno Hernán Pernett motivó a su descendencia para que fueran bautizados con nombres que empezaran con H; y así lo hizo su papá y Humberto con sus tres hijos: Humberto José -cantautor- Heidi María y Hinder, todos bailan en el Cipote Garabato.

_

Por eso cuando al presidente de esta danza le preguntan como se llama, dice jocosamente: “Soy H.P. de nacimiento”, y remata con una sonora carcajada.
El Cipote Garabato está integrado por profesionales, empresarios, industriales, en fin… por nativos y barranquilleros por adopción, a quienes les gusta el baile y la tradición.
Buenas noches Barranquilla/
Buenas noches cómo está/
El Cipote Garabato te ha venido a saludar/


Una publicación de

Editora
MARGARITA McCAUSLAND

Periodistas
Roxana Castillo
Claudia Cuello
Loor Naissir
Faviana Patiño

Creativa y webmaster
Imself Celedón

Ventas

Nelly Escobar
Juanita Molina
Margarita Zuluaga

Secretaria

María Teresa Alvis

EDICION 481
Calle 53B No. 46-25
PBX: 371 5040
Fax: 371 5099
e-mail:
gentecaribe@
elheraldo.com.co

 


Enter supporting content here